ImpuestosIRPF

Aspectos fiscales en las crisis matrimoniales

En los supuestos de crisis matrimoniales, cuando una pareja se rompe, además de todas las consecuencias psicológicas y emocionales que conlleva, debemos tener en cuenta cuál es el impacto fiscal que implica este tipo de situaciones.

En consecuencia, resulta importante resaltar algunos aspectos relevantes en materia fiscal que se plantean en situaciones de crisis matrimonial, como son:

  • La liquidación del régimen económico matrimonial.
  • Las pensiones de alimentos a favor de los hijos y la pensión compensatoria.
La liquidación del régimen económico matrimonial.

El art. 95 CC establece que la sentencia firme, el decreto firme o la escritura que formalice el convenio regulador, producirá, respecto de los bienes del matrimonio, la disolución o extinción del régimen económico matrimonial;, estos son, por consiguiente,  los aspectos fiscales de los principales impuestos:

  • Impuesto de la renta de las personas físicas: (IRPF):
    • En principio, cuando liquidamos la sociedad de gananciales no existe alteración del patrimonio, tal y como establece el art. 33 LIRPF, no obstante, pueden darse situaciones en las que uno de los cónyuges se atribuya bienes que tienen un valor superior o inferior a su cuota correspondiente, en estos casos lo que se produce es una alteración en el patrimonio que generara las correspondientes consecuencias fiscales, en función de si es una ganancia o una pérdida patrimonial.
    • En otro orden de cosas, tenemos que tener en cuenta el art. 33. 3 d) LIRPF que establece que tampoco existirá alteración patrimonial en la extinción del régimen económico matrimonial de separación de bienes, cuando por imposición legal o resolución judicial se produzcan compensaciones, dinerarias o mediante la adjudicación de bienes.
  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD):
    • La liquidación del régimen económico matrimonial  está sujeta al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados en la modalidad de Actos Jurídicos Documentados, pero se reconoce la exención, es decir, son operaciones sujetas pero exentas de acuerdo con lo establecido en el art. 45.1 B) 3 del texto refundido del impuesto. Sin embargo, si nuestro régimen matrimonial es el de separaciones de bienes, no se aplica esta exención y quedará sujeto al impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, en la modalidad de Actos Jurídicos Documentados.

Por otra parte, cuando se produce un exceso de adjudicación, lo que se produce es una transmisión patrimonial entre los cónyuges, generando consecuencias fiscales, de la misma forma que cualquier otra transmisión patrimonial, por lo tanto, tenemos que distinguir:

Si tiene carácter oneroso, quedara gravado ese exceso de adjudicación y por tanto, tendrá que tributar por ITPAJD, en la modalidad de transmisiones onerosas. No obstante, tenemos que tener en cuenta una serie de reglas especiales, establecidas en el art. 7.2. b) del Texto Refundido de la Ley del Impuesto de Transmisiones patrimoniales en relación con el art. 1.602 CC, que establece que cuando el bien sea indivisible o desmerezca mucho su valor a causa de su división, el exceso de adjudicación y las operaciones que se hagan para compensarlo a efectos de transmisiones estarán exentos.

Si tiene carácter gratuito, ese exceso de adjudicación es un incremento patrimonial gratuito y por tanto estará sujeto al impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Existe un supuesto especial, respecto de la vivienda habitual, de acuerdo con lo dispuesto en el art. 32.3 del Reglamento del impuesto de transmisiones patrimoniales que establece que “Tampoco motivarán liquidación por la modalidad de «transmisiones patrimoniales onerosas» los excesos de adjudicación declarados que resulten de las adjudicaciones de bienes que sean efecto patrimonial de la disolución del matrimonio o del cambio de su régimen económico, cuando sean consecuencia necesaria de la adjudicación a uno de los cónyuges de la vivienda habitual del matrimonio”. En definitiva, cuando el bien que genere ese exceso de adjudicación sea la vivienda habitual de los cónyuges, ese exceso no estará sujeto y por tanto no habrá gravamen.

  • Impuesto sobre el Incremento del Valor de Terrenos de Naturaleza Urbana (plusvalía):
    • De acuerdo con lo establecido en el art. 104. 3 LHL, la transmisiones realizadas entre cónyuges o a favor de los hijos, como consecuencia del cumplimiento de una sentencia judicial en supuestos de nulidad separación y divorcio, sea cual sea el régimen económico matrimonial, no está sujeto.
Las pensiones de alimentos a favor de los hijos y la pensión compensatoria.

Las pensiones de alimentos a favor de los hijos son rentas exentas de acuerdo con el art. 7 k) de la LIRPF que dispone “que serán rentas exentas las anualidades percibidas de los padres en virtud de decisión judicial”, además, respecto del alimentante, siempre y cuando no tenga derecho al mínimo por descendiente tendrá derecho a aplicar de forma separada la escala general a las anualidades y al resto de la base liquidable general única, de acuerdo con lo dispuesto en el art. 64 LIRPF.

Respecto de las pensiones compensatorias y el resto de pensiones de alimentos están consideradas como rendimientos del trabajo de acuerdo con lo dispuesto en el art. 17.2 f) LIRPF.