ContabilidadPublicaciones

Nueva regulación contable de los arrendamientos: Norma internacional de información financiera NIIF 16

La nueva norma de arrendamientos NIIF 16 que sustituirá los criterios de reconocimiento, valoración y desglose contenidos en la actual NIC 17 para los ejercicios que se inicien a partir del 1 de enero de 2019, conllevará implicaciones contables en el balance del arrendador que podrían ser significativas y efectos en las cuentas de pérdidas y ganancias, no menos importantes, razones que aconsejarían que las entidades empezasen a prepararse y planificasen un proceso de implementación y evaluación del impacto, que les facilitase esta transición.

De acuerdo con los nuevos requisitos contables, el arrendatario deberá reconocer, en el momento de reconocimiento inicial del contrato, salvo determinadas excepciones como los de corto plazo o bienes de bajo valor, un activo (derecho de uso) y pasivo (deuda) por un importe equivalente al valor actual de los pagos futuros del contrato. De esta manera, la NIIF 16 elimina el modelo de contabilidad dual para los arrendatarios de forma que todos los contratos se van a reconocer de una forma muy similar a la que actualmente se desarrolla en la NIC 17 para los arrendamientos financieros.

Los cambios que se verán reflejados en el balance del arrendador y en las cuentas de pérdidas y ganancias, se muestra en el siguiente cuadro:

CUENTAS ANUALES Actual normativa Nueva normativa
Regulación NIC 17 NIIF 16
 
Balance Sin registro Activo: Derecho de uso
Pasivo: Deuda
Importe: Valor actual de los pagos futuros derivados del contrato.
 
Cuenta P y G Gasto por arrendamiento lineal Amortización constante del derecho de uso
Gasto financiero decreciente por los intereses de la cantidad aplazada
 
EFE Flujos de efectivos de las actividades de explotación. Flujos de efectivos de las actividades financieras.

La NIIF 16 podrá aplicarse por vez primera por los arrendatarios, aplicando cualquiera de los siguientes métodos, según su libre elección:

  • Método retrospectivo: el arrendatario determinará los valores contables de todos los arrendamientos existentes en el primer periodo comparativo como si éstos se hubieran contabilizado siempre aplicando la NIIF 16. Esto es, retrotraerse hasta la fecha en que se inició el arrendamiento.
  • Método retrospectivo modificado: la empresa registrará el efecto acumulado de la primera aplicación de la norma, por ejemplo 01-01-2019, como un ajuste al saldo inicial de las reservas a dicha fecha, de manera que no re-expresará la información comparativa.
  • Método de actualización acumulada: la valoración del pasivo y el activo que surgen al transformar un arrendamiento operativo en financiero, se hará por el valor actual de los pagos pendientes hasta el vencimiento del contrato.