Publicaciones

Amianto: veneno en la ciudad

El pasado sábado se publicó un artículo en el plural digital sobre la presencia del amianto en las ciudades, para el cual nos entrevistaron.

En España entre 1994 y 2008 ha habido 3.943 fallecimientos vinculados directamente al amianto y la previsión es que hasta 2023 siga aumentando el número de casos.

Pese a que el uso del amianto está prohibido desde hace años, los daños que provoca su exposición se manifiestan muchos años después, lo que genera una gran dificultad a la hora de obtener compensaciones, debido a que muchas de las empresas donde ha habido trabajadores expuestos al amianto ya han desaparecido cuando la enfermedad les ha sido diagnosticada.

Es una reivindicación histórica del colectivo de afectados por el amianto la creación de un fondo estatal de compensación que evite a aquellas familias o trabajadores afectados un tedioso y costoso proceso judicial.

Desde la asociación de afectados por el amianto (ASFAMI), queremos recalcar la importancia que tiene el diagnóstico exacto para poder acceder a las prestaciones de Seguridad Social y al resarcimiento de los daños causados por la exposición al polvo de asbesto.

En este sentido, la obtención de un informe médico con un diagnóstico por mesotelioma facilita enormemente al afectado el reconocimiento de una incapacidad permanente absoluta derivada de enfermedad profesional por exposición al amianto. Para ello se recomienda, en primer lugar, comentar a su médico la posible exposición que haya podido tener al amianto y, en segundo lugar, la realización de todas las pruebas diagnósticas necesarias hasta la obtención de un diagnóstico certero que identifique la patología como mesotelioma.