impuesto sobre sociedadesImpuestosPublicaciones

Deducibilidad de los intereses de demora en el Impuesto sobre Sociedades (II)

El pasado 9 de febrero publicamos en la web un post con ocasión de la consulta de la Dirección General de Tributos (DGT) V4080-2015, de 21 de diciembre, en la que el centro directivo se pronunciaba, en sentido positivo, acerca de la deducción de intereses de demora derivados de unas actas de inspección en el Impuesto sobre Sociedades (IS).

Asimismo, debemos referirnos que a diferencia del criterio de la DGT, el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) en Resolución de 7 de mayo de 2015 considera que los intereses de demora derivados de las actas de inspección no son deducibles en el Impuesto sobre Sociedades. Dicho criterio fue adoptado ya en la Resolución de 23 de noviembre de 2010, la cual, acuñaba la tesis postulada por el Tribunal Supremo (TS). La fundamentación de tal premisa estriba en que para obtener ingresos no son necesarios gastos que deriven de una infracción de  la ley, y considera como tal, la mora en el cumplimiento de la obligación de ingresar el importe de la deuda correcto en la Hacienda Publica.

Ante las posturas contrapuestas de la DGT y del TEAC la Agencia Tributaria ha dado a conocer el INFORME A/1/8/16², en el que, concluye sobre la no deducibilidad de los intereses de demora en el IS derivados de liquidaciones dictadas por la Administración Tributaria. Y ello, con la siguiente justificación: el criterio reiterado del TEAC, de acuerdo con el artículo 239 y 242 de la LGT, tiene carácter vinculante para toda la Administración tributaria, no pudiendo la AEAT separarse del mismo, y debiendo entenderlo en el sentido de no admitirse la deducibilidad de los intereses de demora contenidos en las liquidaciones administrativas derivadas de procedimientos de comprobación.

Ahora bien, en el referido Informe también se hace mención a los intereses de demora devengados comoconsecuencia de la adopción de una medida cautelar, como es la suspensión de la ejecución de un acto liquidatario. El informe distingue dos supuestos:

  1. Deducibilidad de los intereses suspensivos cuando la Resolución o Sentencia confirman la liquidación inicialmente practicada.
  2. Deducibilidad de los intereses de demora del artículo 26.5 de la LGT cuando ha mediado suspensión (anulación de la liquidación original dictando una nueva liquidación).

Las conclusiones en ambos supuestos son la misma, aceptando la deducibilidad en el IS de los intereses devengados con ocasión de la suspensión. Pues entiende que dichos intereses suspensivos tienen un carácter financiero equiparables a los del aplazamiento o fraccionamiento aun cuando los mismos provengan de la suspensión de un acto dictado por incumpliendo de la norma. A diferencia de los intereses de demora devengados directamente por el incumplimiento de la norma y consecuencia de la practica de una liquidación por parte de la Administración, a los que se reconoce una naturaleza indemnizatoria.