impuesto sobre sociedadesImpuestosPublicaciones

Deducibilidad de los intereses de demora

El pasado 21 de diciembre la Dirección General de Tributos publicó una consulta vinculante  sobre la deducibilidad de los intereses de demora incluidos en unas actas de inspección.

Tributos entiende que  el interés de demora es un interés derivado de la mora, esto es, del retraso en el pago de una deuda desde la fecha de vencimiento de la misma, teniendo por tanto, un carácter indemnizatorio. Así pues, se diferencia del de la sanción, que recae sobre el acta, cuya finalidad es estrictamente sancionadora.

En cuanto a la calificación contable de los intereses de demora, se considerarán gasto financiero y figurarán en la partida gastos financieros y gastos asimilados.

Por consiguiente, los preceptos más relevantes de la consulta son:

  • Los intereses de demora no son gastos derivados de la contabilización del Impuesto sobre Sociedades. Es, por tanto, un concepto jurídico diferente a la propia cuota del Impuesto sobre Sociedades.
  • En referencia a letra E del artículo15 de la Lis, aclara que los intereses de demora no deben entenderse como donativos o liberalidades ya que son necesarios por parte de la entidad los requisitos de animus donandi o la voluntariedad que requieren la donación o la liberalidad, toda vez que estos intereses vienen impuestos por el ordenamiento jurídico.
  • Los intereses de demora no son gastos contrarios al ordenamiento jurídico, ya que vienen impuestos por el mismo. La letra F del artículo 15 de la Lis no establece especificidad alguna respecto de los mismos, por lo que deben considerarse como gastos fiscalmente deducibles.

En consecuencia, estos intereses tienen el carácter de fiscalmente deducibles. No obstante,teniendo en cuenta su carácter financiero, dichos gastos están sometidos a los límites de deducibilidad establecidos en el artículo 16 de la LIS del 30 % del beneficio operativo.