impuesto sobre sociedadesImpuestosPublicaciones

Pagos fraccionados y la declaración anual del Impuesto sobre Sociedades

Los pagos fraccionados y la declaración anual del Impuesto sobre Sociedades son obligaciones autónomas. Esto quiere decir que las empresas pueden aplicar sus incentivos fiscales como les convenga

Los pagos a cuenta y la declaración.

Cuando la empresa calcula los pagos según la cuota del ejercicio anterior, no tiene mucha importancia. Si lo hace según el sistema de bases, puede haber beneficios.

En el sistema de bases, los pagos fraccionados se calculan  como si estuviese liquidando el Impuesto sobre Sociedades. Y si tiene inversiones que permiten escoger entre dos incentivos diferentes, el hecho de que dichos pagos fraccionados sean una obligación fiscal autónoma permitirá aplicar en ellos el incentivo que más convenga, aunque después se aplique otro en el Impuesto sobre Sociedades.

Esto permitirá reducir el importe de los pagos fraccionados y obtener ahorros financieros.

Por ejemplo

Pago de diciembre. El 1 de enero de 2016 su empresa ha contratado a un trabajador discapacitado con derecho a aplicar una deducción de 15.000 euros. También, aumentará su plantilla en un trabajador. Además, el 1 de octubre de 2016 adquiere una máquina nueva por 60.000 euros, amortizable al 10% anual.Pues bien, si la base previa del pago a cuenta de diciembre es de 200.000 euros, gracias a aplicar la libertad de amortización en dicho pago se ahorrará 9.860 euros:

Concepto Sin libertad Con libertad
Base previa 200.000 200.000
Amortización máquina -2.000 (1) -60.000
Base cálculo 198.000 140.000
Cuota 17% 33.660 23.800
  1. Si no aplica la libertad de amortización, su empresa podrá aplicar la amortización acelerada de pymes: 60.000 x 10% x 2/12 meses x 2.

En este caso, aunque se haya acogido a la libertad de amortización en el pago a cuenta, no habrá problema en que, al confeccionar el Impuesto sobre Sociedades de 2016, no lo haga y opte por disfrutar de la deducción por contratación de personas discapacitadas de 15.000 euros.

Si su empresa efectúa una inversión que le da derecho a una deducción o a un ajuste en la base, podrá aplicar el ajuste en los pagos fraccionados y la deducción en la declaración anual.