impuesto sobre sociedadesImpuestosPublicaciones

Medidas en la reforma del Impuesto Sobre Sociedades en la UE

La Comisión Europea ha publicado recientemente un nuevo planteamiento para reformar el Impuesto de Sociedades Europeo, este mismo tiene su origen en el nuevo plan de acción del impuesto de sociedades que fue presentado el pasado 25 de octubre en la comisión.

El nuevo plan, es un paquete de medidas que tiene como finalidad facilitar los negocios en la Unión Europea y poder de este modo, luchar contra la elusión fiscal.

Este Plan pretende establecer una comunicación entre la comisión, el parlamento europeo y el consejo para que puedan crear un sistema de imposición de sociedades equitativo, competitivo y estable para toda la unión europea. Dicha comunicación establece las razones políticas y económicas por las que se decidió establecer cada una de las propuestas.

Entre ellas, se incluyen varias propuestas de la directiva del consejo sobre la base imponible consolidada y común para el impuesto de sociedades; mecanismos de resolución de disputas en casos de doble imposición; modificación de la directiva sobre asimetrías híbridas con terceros países…

Para finalizar, también se recogen las evaluaciones del impacto sobre las BICCIS y el mecanismo de resolución de litigios por el que se solventarán los problemas que se planteen por la doble imposición, y reforzar las normas existentes en la lucha contra las prácticas abusivas. Se espera que de todo ello se logre alcanzar un entorno fiscal mucho más fácil de manejar, sencillo de comprender y beneficioso para las empresas.

Todas estas propuestas quedan aún pendientes de la consulta y aceptación del parlamento y el Consejo Europeo.

I. Breve análisis de la base imponible común consolidada en el Impuesto de Sociedades ( BICCIS)

La comisión ha decidido dividir este punto del proyecto en dos partes para evitar los problemas que se presentaron en el 2011 para la tramitación en la aprobación de la BICCIS, en primer lugar, se decide sobre una base imponible común a todos los países para que una vez decidida la misma, pueda establecerse una consolidación de bases imponibles. De este modo las empresas operantes en varios estados miembros podrán presentar una única declaración del impuesto para el conjunto de sus actividades dentro de la UE dado que todos los estados miembros tendrán la misma base imponible en el Impuesto de Sociedades.

Dentro de las características que engloban a la primera fase de la propuesta cabe destacar que este sistema será obligatorio para los grupos empresariales con ingresos consolidados superiores a 750 millones de euros anuales y por ende será opcional para aquellos grupos empresariales que no lleguen a los 750 millones de euros anuales;  el gravamen del impuesto se producirá en el territorio donde se obtengan más beneficios;  se motivará la inversión en I+D  sobre todo para las pequeñas empresas que decidan optar por BICCIS  ya que se les aplicará una deducción del 200% de sus costes en I+D; las empresas podrán compensar las ganancias obtenidas en un estado miembro con las pérdidas registradas en otro estado miembro; se eliminarán los problemas relativos a los precios en operaciones realizadas dentro de la unión Europea pero se impedirá que puedan trasladar sus beneficios a países no pertenecientes en la Unión Europea.

Una vez haya quedado fijada la base imponible consolidada de la empresa, cada estado miembro en el que dicha empresa realice actividades, tendría derecho a exigir la tributación de la parte de la base imponible que le corresponda y cada estado miembro tendrá un porcentaje distinto el cual se determinara en función de los activos que disponga la empresa en dicho estado, los costes laborales y las ventas realizadas en cada estado miembro por parte de dicha empresa.

II. Resolución de litigios por doble imposición.

La comisión ha desarrollado un sistema que consistirá en la obligación de eliminar la doble imposición de las empresas en todos los casos, la opción de acudir a tribunales nacionales para desbloquear los procedimientos, el establecimiento de una duración determinada de cada fase del proceso por lo que el arbitraje no podrá ser superior a los 15 meses, obligación de notificar a los interesados y la correspondiente publicación del laudo arbitral.

III. Asimetrías híbridas con países no pertenecientes a la UE.

Para evitar que las empresas multinacionales puedan aprovecharse de las diferencias fiscales que puedan encontrar con países fuera de la unión la comisión ha decidido que no puedan tributar en ninguno de los dos países en los que apliquen una asimetría híbrida, esto es, en el caso de las empresas ubicadas en diferentes países que aplican distintas normas de gravamen en determinadas rentas, que hasta ahora  se han venido beneficiando de que en un estado no grava el impuesto de sociedades el ingreso obtenido en una filial pero que en otro estado el coste tiene la consideración de gasto deducible para la otra filial.

De ahí la directiva de lucha contra la ilusión fiscal que fue aprobada el pasado mes de julio y ya aborda el tema de las asimetrías que se producían en la UE, que con este nuevo planteamiento se esperan que puedan culminar en el refuerzo de esta directiva y evitar de forma unánime y consolidada en toda la UE una doctrina que ponga fin a esta situación.

Sandra Montaner Tendero.