ImpuestosPublicaciones

El Tribunal Supremo rechaza la valoración de inmuebles de Hacienda

El Tribunal Supremo, en su Sentencia 843/2018de 23 de mayo, ha declarado que el método de comprobación del valor real de los inmuebles que consiste en utilizar el método de coeficientes que recoge el art. 57.1 b) LGT, no es idóneo para la valoración de bienes inmuebles en aquellos impuestos en que la base imponible viene determinada legalmente por su valor real.

Esta doctrina ha sido fijada por la Sala III del Tribunal Supremo que ha enjuiciado el recurso de la Junta de Castilla La Mancha que sostenía la validez y el carácter objetivo del método de valoración a través de coeficientes multiplicadores sobre el valor catastral asignado a los inmuebles.

Asimismo, el Tribunal Supremo parte de la base del concepto jurídico indeterminado   de valor real que se utiliza para establecer la valoración de los inmuebles a efectos de ITP, tal concepto guarda relación directa con el valor de mercado, dado que de acuerdo con la doctrina reiterada del Tribunal Supremo el valor real se identifica con el “precio que sería acordado en condiciones de mercado entre partes iguales independientes”; es por ello que, tal y como declara el Tribunal en la Sentencia, solo puede alcanzarse teniendo en cuenta las circunstancias singulares de la operación económica o manifestación de capacidad contributiva que se somete a tributación, así como apreciando las características propias del bien sometido a valoración, irreductibles al empleo de  coeficientes por parte de la Administración.

Exige, además, que la Administración tiene que motivar cuales son las razones por las que el valor declarado por los contribuyentes no se corresponde con el valor real, estableciendo de forma clara que la carga de la prueba corresponde a la Administración,  cuando expone “el interesado no está legalmente  obligado a acreditar que el valor que figura en la declaración o autoliquidación del impuesto coincide con el valor real, siendo la Administración la que debe probar esa falta de coincidencia”.

Otra de las cuestiones importantes en las que incide el Tribunal Supremo, es la utilización de cualquier medio admitido en Derecho por parte del interesado para desvirtuar el valor real comprobado por la Administración, estableciendo que la tasación pericial contradictoria no es una carga para el interesado sino que su utilización es meramente potestativa.

Por último, se debe mencionar el voto particular emitido por el Magistrado Nicolás Maurandi, que pese a compartir los fundamentos y el fallo de la sentencia apoya el uso del método de coeficientes por parte de la Administración, en la medida en que el numero masivo de liquidaciones dificulta la gestión Administrativa, siendo, a juicio del Magistrado “un instrumento que puede dar virtualidad al mandado constitucional de eficacia administrativa (art. 103 CE)” acorde al principio de seguridad jurídica.