Fiscalidad internacionalImpuestosPublicaciones

Transacciones en el exterior

Valencia a 11 de febrero de 2015

El pasado 1 de enero de 2014 entró en vigor la Circular 4/2012 del Banco de España sobre presentación por los residentes en España de las declaraciones sobre transacciones económicas (cobros y pagos) y los saldos financieros de activo y pasivo con el exterior.

A partir de la antedicha fecha la obligación de declaración queda unificada en un único documento (modelo ETE) que sustituye a los modelos antiguos PE-1, PE-2, PE-3 o PE-4 (préstamos financieros); (ii) CC-1 o CC-2 (préstamos comerciales); (iii) CP (compensaciones); (iv) DD-1 y DD-2 (apertura y mantenimiento de cuentas en el exterior); y/o (v) Cuadro 2A o Cuadro 2B (valores negociables en el exterior).

Así, se pasa de tener que informar por las cuentas corrientes a través de los modelos antiguos a hacerlo por el único modelo nuevo y además no solo por movimientos y saldos en la cuenta corriente sino por transacciones y saldos respecto de activos y pasivos frente al exterior.

En cuanto a la obligatoriedad y periodicidad de la declaración la antedicha circular señala que:

El plazo para presentar la declaración ETE varía en función del importe del conjunto de las transacciones con no residentes y de los saldos de activos y pasivos frente al exterior.

  • EXENTO de presentar cuando el importe no supere el millón de euros. La declaración solo se enviará al Banco de España a requerimiento expreso de éste, en un plazo máximo de dos meses a contar desde la fecha de solicitud.
  • ANUALMENTE y hasta el 20 de enero del año siguiente cuando el conjunto de las transacciones durante el año inmediatamente anterior, o los saldos de activos y pasivo del 31 de diciembre del año anterior, resulten inferiores a 100 millones de euros.
  • TRIMESTRALMENTE, y dentro de los 20 días siguientes al fin de cada trimestre natural, cuando el conjunto de las transacciones durante el año inmediatamente anterior, o los saldos de activos y pasivos del 31 de diciembre del año anterior,resultan iguales o superiores a 100 millones e inferiores a 300 millones de euros.
  • MENSUALMENTE , y dentro de los 20 días siguientes al fin de cada mes natural, cuando el conjunto de las transacciones durante el año inmediatamente anterior, o los saldos de activos y pasivos del 31 de diciembre del año anterior, resultan superiores 300 millones de euros.

Aquellos residentes que, no habiendo alcanzado los límites de declaración establecidos en el apartado anterior, los superaran a lo largo del año corriente quedarán obligados a presentar las declaraciones con la periodicidad que corresponda, a partir del momento en el que dichos límites se excedan.

En conclusión, la obligación de declarar la apertura y mantenimiento de cuentas en el exterior al Banco de España únicamente se dará si las transacciones con no residentes y los saldos de activos y pasivos superan el millón de euros. En caso de no superar dicha cuantía la declaración sólo deberá presentarse previo requerimiento expreso por el Banco de España.

Quedamos a vuestra disposición para cualquier aclaración que consideréis oportuna.

 

 

Emilio Álvarez Arjona                                     José Mª Musoles Granada